Nadie nace sabiendo. Si estás sintiéndote inseguro al momento de escribir, porque sientes que estás cometiendo errores elementales, te digo algo:

¡Deja ya de agraviarte!

Todos somos expertos en algo, pero no es obligación que seamos expertos en todo. Aprendimos a leer y a escribir en la escuela, y nos han enseñado reglas básicas de redacción que a algunos se les olvidó y otros recuerdan muy bien, porque están en la práctica constante.

Es natural que tengas errores cuando vayas a escribir una carta, un ensayo o un artículo. Es probable que hayas pensado que no era necesario aprender sobre ortografía —total, igual me entienden—pero con el tiempo te fuiste percatando que cuando escribes con altura, eso muestra que todo lo que haces le pones el toque de excelencia. Y eso habla bien de ti en tu aspecto profesional.

¡Y es cierto!

Recuerda que tu artículo va a circular —esa es la idea— y que en algún momento va a llegar a manos de un experto.

¿Qué impresión va a tener esa persona de ti?… la mejor o la peor… todo depende de lo que tu escrito diga de ti. Si, la forma como lo has escrito va a hablar tanto de ti, como el mismo contenido, porque escribir no es tu fuerte. Pero resulta que debes hacerlo de manera periódica, por tu trabajo, porque tienes un blog y un excelente mensaje para compartir… pero estás atorado por esta situación…

Te recomiendo que busques un corrector de estilo que revise tu contenido, así te quedarás con la tranquilidad que tu información va a estar en consonancia con la excelente investigación que has hecho o la exposición de ese tema tan interesante que muchos seguidores están ansiosos por tener.

¡Se acabaron tus penas!

Fíjate en estos errores que muchos cometen y tenlos muy en cuenta a la hora de empezar tu próximo escritoNo saber darle una conclusión coherente al escrito.

Para esto recomiendo enlazar el final del escrito con el inicio. Y mantente siempre pegado al eje de la historia,Uso excesivo de queísmos y dequeísmos.

Esto lo soluciona tu corrector de estilo. Solo lo sabes cuando has tenido mucha lectura de la buena. Lee al menos un clásico al meAbuso de mayúsculas, negrillas y comillas.

Ahora ya lo sabes, es tu edición donde vas a usar negrillas, usa itálica. En un escrito formal solo sigue las reglas básicas para usar las mayúsculas, a menos que quieras destacar lo que dices con fines publicitarios.

1. Uso excesivo de muletillas y frases de cajón.

Prepárate, investiga y haz tu obra maestra cada vez que escribas algo. Dale esa contundencia magistral y dalo todo. Revisa varias veces tu escrito antes de publicarlo y elimina esas frases que todo el mundo repite.

2. Uso incorrecto de los tiempos verbales.

Revisa una y otra vez. Si no conoces como conjugar los verbos la DRAE te ofrece un diccionario completo con conjugaciones de verbos. Úsalo…

3. Palabras, frases y párrafos demasiado largos.

Cinco o seis párrafos en cada hoja son una buena medida. Divide las ideas para hacerlas más digeribles. Recuerda que el lector actual lee a retazos.

4. Incluir datos falsos o desconocer el autor de las citas.

Documéntate bien sobre el tema y dale el reconocimiento a los autores originales. Ese respeto también lo tendrán los demás contigo.

5. Repetir muchas veces la misma palabra o concepto

Cuando estás leyendo en voz alta y una palabra te parece que está muy repetida, usa la herramienta de Word, “buscar”. Escribe la palabra y mira cuantas veces está repetida en el escrito. Word también tiene la opción de sinónimos, úsala.

Estos son solo algunos de los errores que cometemos (me incluyo) los que escribimos. Hay muchos más que vamos a ir detectando y hablando de ellos en este blog, donde vamos a ir dándole soluciones prácticas a cada uno de los puntos antes mencionados.

Tienes hoy en día muchísimos recursos en Internet. Coloca en el buscador tu duda y escoge la respuesta que más se repita… Y sigue pendiente de éstas entregas para que vayas afinando tu estilo… ¡te lo garantizo!

Y mientras eso sucede… practica, practica y practica…

¡Escríbelo!

JUDITH MENASSA